Buscar este blog

Cargando...

Bienvenidos al Complejo Cultural Galatro

Más y más...

5 de julio de 2010

La Física y su mundo maravilloso

En realidad, la Física no es maravillosa en sí misma. Es una ciencia que permite estudiar aspectos del Universo. Y este Universo en el que habitamos es verdaderamente maravilloso.

¿Qué aspectos son los que ocupan a los físicos? Los acontecimientos que ocurren en los que la materia no modifica lo que es su estructura íntima. Porque de esos otros, en los que sí se modifica la estructura íntima de la materia, se ocupan otros científicos: químicos, biólogos, etc.

¿Es ésta una definición adecuada de la Física? Pudo haberlo sido hace unos años pero ya hemos aprendido lo suficiente sobre los fenómenos para asegurar que, en muchos casos, no pueden diferenciarse un fenómeno físico de un fenómeno químico. Ni siquiera me atrevería a separar taxativamente las ciencias naturales de las ciencias sociales porque he profundizado en los procesos cerebrales lo suficiente como para no poder considerarlos independientes de las reacciones químicas que en ese lugar ocurren ni de los comportamientos que generan en los individuos.

Entonces, ¿qué es la Física en nuestros días? Es un campo de estudio, una posición ante los fenómenos que contempla solamente algunos aspectos de ellos y saca conclusiones que ayudan a conocerlos más. Luego esa información se volcará en un gran crisol en el que se fusionará racionalmente con los que proveen otros científicos de diversas disciplinas para darnos una visión algo más completa de ese fenómeno que nos ocupa.

¿Qué buscan todos ellos? Físicos, químicos, matemáticos, astrónomos, biólogos, historiadores, psicólogos,... todos buscan llegar a la verdad, a conocer la esencia de las cosas. Un objetivo final inalcanzable pero al que nos podemos acercar poco a poco y así obtener de esas investigaciones datos que nos pueden brindar una mejor forma de vida y ser la base de los pasos siguientes.

Volviendo al tema de la Física, rescatemos conceptos que aún tienen un resto de validez que podemos aprovechar.

Por ejemplo, no es incorrecto decir que el Universo está particionado en "cuerpos" que ocupan un lugar en el espacio y tienen algo llamado "masa". No es incorrecto pero seguramente es incompleto. Hay más que esos cuerpos mensurables y visibles por nosotros, que también somos "cuerpos" como ellos. Pero lentamente vamos descubriendo esos otros elementos que conforman el Universo y nos resulta imposible verlos, aunque sí podemos detectar sus efectos en lo que vemos.

¿Qué constituye entonces el mundo de la Física? Ese mundo está integrado por lo que somos materialmente, por lo que nos rodea, por aquello que es infinitamente más grande y parece estar en lejanos confines del Universo y por aquello que es infinitamente pequeño y está también en todos los lugares, incluso dentro de nosotros.

Y es entonces que todo el tiempo estamos realizando fenómenos físicos: cuando caminamos, cuando arrojamos una piedra, cuando hervimos agua, cuando hacemos volar un avioncito de papel y hasta cuando hacemos sombra. Podemos solamente utilizarlos sin saber realmente ni cómo ni por qué ocurren. Pero también podemos querer conocerlos más profundamente y, para ello, debemos investigar las llamadas "leyes de la Física", es decir, los principios que parecen gobernar a esos fenómenos.

Quien mejor conoce esas leyes menos esfuerzo realiza para obtener los mismos resultados. Mayor ventaja obtiene de los elementos que están cerca suyo. Y quizá, como Galileo, como Newton, como Einstein, puede llegar a ver más en algún fenómeno que lo que sus antecesores han visto. Y encontrar una más, nuevecita y reluciente, ley que hará que toda la Física dé un paso adelante.

No importa donde vives. Puede ser en una maravillosa avenida de una ciudad enorme como Nueva York, repleta de elementos de tecnología moderna a tu alcance. Puede ser en un pequeño pueblito de las montañas nicaragüenses en los que quizá ni la electricidad ha llegado aún. Puedes observar lo que acontece a tu alrededor y preguntarte "¿cómo ocurre?", "¿por qué ocurre?", y hasta "¿para qué ocurre?".

Entonces estarán los libros, los maestros, los que podrán darte una respuesta para cada una de esas preguntas, si es que las tienen. De todos modos, a partir de allí, con mayor o menor información obtenida, tendrás el recurso más importante que te acompañará toda la vida: tú mismo.

Dicen los sabios que "todos somos un poco físicos", algunos sabiéndolo y otros sin saberlo. Y es un camino a elegir en tu vida, en la medida y forma que te sea posible.

Si la Física no te hace feliz, no estudies Física. Mi trabajo aquí, el de tu profesor o maestro en tu escuela, el de quien escribió un libro o algún artículo en algún lugar es hacer que veas cómo la Física puede ayudarte a ser feliz.

Quizá conociendo mucho la Física o quizá conociendo sólo lo necesario, te deseo sinceramente que seas feliz que, en definitiva, es lo que importa.

Prof. Daniel Aníbal Galatro
danielgalatro@gmail.com